¡¡LUCES, CÁMARA, ACCIÓN!!

Cuando oímos estas tres palabras mágicas, no hay duda de que alguna o algún cineasta, en cualquier lugar del mundo, se encuentra en pleno rodaje de su próxima película. En muchos casos —como ocurre con las que podemos ver cada año en ZINEBI— puede ser la primera y otras tantas veces un cortometraje. Sea como sea, se me ocurre que estas palabras encierran la clave que hace del cine un arte diferente de cualquier otro.

Las luces son necesarias, pero no solo las de los focos del plató, sino también las que la directora o el director albergan dentro de su cabeza. Su conciencia de que quieren mostrar al público algo original, una forma distinta, crítica y comprometida de ver el mundo.

La cámara es sin duda el artefacto fundamental del arte del cinematógrafo, pues sirve para capturar las imágenes en movimiento que constituyen su razón de ser y sobre todo, para poner de manifiesto las posibilidades y los límites de cada cineasta en cuestiones tan decisivas como su virtuosismo en el encuadre, su manejo de las luces y de la relación de éstas con el decorado, con el paisaje y con los cuerpos o los rostros de los intérpretes, lo que solemos llamar el estilo personal de cada cual.

La acción no solo señala el comienzo de cada toma sino que es también un rasgo de carácter de las creadoras y los creadores de imágenes cinematográficas. Ser cineasta requiere ser una persona de acción, tener voluntad y energía o también, como el gran crítico José Luis Guarner le atribuía a Rossellini, esa “mezcla de curiosidad y de coraje”, que es indispensable para poner en pie una película.

Todo esto es lo que tienen en abundancia los cineastas de todo el mundo que concurren en esta 61ª edición de ZINEBI. Entre ellos, los de nuestra tierra: mujeres y hombres que compiten por los premios del festival con las ideas muy claras, con una voluntad férrea y un estilo personal capaces de cambiar por completo nuestra manera de ver el cine, y sobre todo con carácter, con mucho carácter. Cualidades que también posee nuestro festival, una auténtica celebración del buen cine que sigue siendo capaz de ofrecer cada año a la ciudadanía de Bilbao y a quienes nos visitan una experiencia única, diferente de cualquier otra.

A las y los cineastas, al equipo organizador y a las entidades colaboradoras de ZINEBI, muchas gracias por su trabajo. Les deseo mucho éxito en esta 61ª edición.

Juan Mari Aburto
Alcalde de Bilbao